Historia
 
 
 
CAUSAS OCASIONALES:   
Los orígenes del colegio Sagrado Corazón de Jesús están rodeados de una serie de circunstancias particularmente interesantes.
En el mes de abril llego a Cúcuta el padre Pablo Alegría, agustino recoleto. Venia de los llanos quizás alejándose de las guerrillas, secuela infortunada de las guerras civiles. Los reverendos padre agustinos han sido durante mucho tiempo abnegados misioneros en nuestros llanos orientales. Preséntese el padre Alegría en la parroquia de San José y el cura párroco padre dominicano Valderrama, lo recibió muy bien y le confío la capilla de nuestra señora del Carmen junto al hospital. Esta capilla y la de San Antonio eran los dos lugares destinados al culto pues la iglesia parroquial había sido destruida por el terremoto en 1875 y no había podido aun reconstruirse.El padre alegría discutió ampliamente con el señor cura la posibilidad y la utilidad de fundar un colegio para varones. El padre Valderrama se entusiasmo con la idea. Se apersono de ella y pensó rendir homenaje al Sagrado Corazón de quien era especialmente devoto, creando un colegio poniéndole el nombre de Sagrado Corazón de Jesús. Su convicción religiosa le hacían creer confiadamente que el divino corazón bendeciría su empresa, conforme a la promesa hecha a la afortunada vidente Margarita María de Alacoche. Por otra parte la reciente consagración hecha por el presidente de la nación al Sagrado Corazón había reforzado en el pueblo colombiano esa importante devoción.
Como el proyecto contaba no solo con la aprobación sino con el entusiasta respaldo del cura de la parroquia, el padre Alegría viajo a Bogotá para someter el proyecto a consideración y aprobación de su superior provincial y conseguir el nombramiento del personal que debía hacerle frente a la nueva Fundación. También el padre provincial de los agustinos se encanto con el proyecto y creyó ver abierto a la acción de la comunidad, un nuevo y amplio campo de apostolado, señalo para la nueva Fundación a los siguientes padres: Marcelino Gamuza, como superior; Tomas Martínez, Mauricio López, y Pedro Guantero, ellos junto con el padre Alegría formarían el lujoso equipo fundador.

Mientras el padre alegría hacia en Bogotá estas diligencias el padre Valderrama dio pasos contundentes para asegurar la vida de la nueva empresa. Empezó por organizar una junta responsable. Componían estas juntas 3 representantes personalidades de la ciudad, los generales Agustín Berti y Luis Morales Berti y el doctor José Rafael Unda Pérez, la actividad de la junta que fué muy eficaz. Consiguió por $ 600 anuales que el señor Santiago Montaña arrendara una casa, situada precisamente al frenté de la entrada de la Quinta Teresa. El municipio de Cúcuta ayudo con $1000 para dotación; $720 para el pago de los profesores, y $600 destinados a becas ordinarias de $150 mensuales cada una. El padre Valderrama obsequio un plano de su propiedad y la biblioteca de la distinguida sociedad de San José que había sido confiada a la parroquia.

LUIS SALAS PERALTA SUPERA UNA SERIA CRISIS

El 17 de mayo de 1904 el gobernador de Santander, Carlos Matamoros, ordenó el pagó del auxilio votado por la ordenanza 60 del año anterior. Para asegurar la correcta inversión de esos dineros dio personería jurídica al colegio y nombro una junta administradora compuesta por el señor instructor de inspección publica como presidente, como vocales al superior de los agustinos y al personero municipal; como tesorero al señor Rafael Unda este proceder del gobernador de Santander provoca una seria protesta del padre Gamuza superior local de los agustinos; amenazo además con que los agustinos abandonarían al colegio y se alejarían de la ciudad, la junta se dirigió entonces al superior provincial explicándoles que esos nombramientos solo se habían hecho para garantizar el empleo de los fondos del auxilio departamental. El padre Manuel Hernández, provincial, respondió que la junta debería estar compuesta por el párroco, el personero y un vecino. Y añadió que para poder seguir los padres al frente del colegio debían; Según lo convenido con el señor obispo, tomar los curatos de San José, San Luis y San Cayetano.

Era a penas natural que, al conocerse esta actitud de los padres se desatara contra ellos una violenta crítica y se distanciara definitivamente de ellos el padre Valderrama. Entre el cura párroco y el superior de los agustinos se desato una polémica escrita a través de folletos escritos fuertemente. Los padres agustinos cumplieron la amenaza y el 15 de julio 1904 abandonaron el colegio y la ciudad.

Fue la primera crisis realmente seria para el colegio el padre Valderrama no se dejo dominar por ella. Le hizo frente con decisión. El señor alcalde nombro como educador al señor Luis salas peralta y vicerrector al señor Eustacio Mantilla Bretón el colegio se volvió abrir el 2 de agosto de 1904 con 142 alumnos, apenas había durado la interrupción algo mas de 15 días. Aparece en esta ocasión la figura de Luís Salas siempre estará presente en lo sucesivo atento a presentarle al colegio el servicio que le solicite. Se vinculo al establecimiento unas veces como rector y otras veces como profesor y lo hizo hasta su muerte el 13 de noviembre de 1927. José Maria Pelea dice que las ultimas palabras del noble educador fueron de sublime sencillez, " me voy a matricular al cielo".

El señor obispo de Pamplona, monseñor Ignacio Antonio Parra, manifestó al señor prefecto de la providencia de Cúcuta que el retiro de los padres era invalido canónicamente pues lo habían hecho sin permiso diocesano, que por tanto ellos debían regresar hasta nueva orden. El prefecto respondió que todo había sido cuestión personal del padre Gamuza quien además se había excedido en sus ataques al padre Valderrama expresados en un folleto lleno además de desprecios hacia los cucuteños y que el padre Valderrama no, había hecho sino defenderse también por medio de un folleto. El señor obispo se sostuvo en la decisión de que los padres volvieran a ocupar sus puestos.El colegio del Sagrado Corazón de Jesús, bajo la atinada dirección de don Luis Salas termino normalmente el año, y en la sección final llevo la palabra el señor Rodolfo Faccini, como para mediados de diciembre se anuncio el regreso de los padres agustinos.

El 14 de diciembre de 1904 llegaron los padres con animo a la ciudad y con ellos venia el padre Nuca J Calderón, secretario diocesano quien debería posesionarlo en la parroquia San José. Pero silenciosamente y burlando la vigilancia de las autoridades un grupo de unas 800 personas, provistas de bastantes limones salieron al final del río dispuestos a no dejar entrar a los padres. Como estos insistían los atacaron con limonados y los padres fueron inteligentes y no insistieron mas. Sin embargo como se había cometido un irrespeto contra el delegado personal del señor obispo la ciudad fue declarada en entredicho desde el 18 de diciembre hasta pasadas las fiestas navideñas. Naturalmente el cura párroco interino se retiro y la ciudad quedo sin pastor. En enero fue nombrado el cura de San José de Cúcuta, ese prestigioso hijo de San Luis padre Demetrio Mendoza, con las cosas volvieron a normalidad definitiva.

PRESENCIA DE LOS HERMANOS CRISTIANOS

El padre Demetrio Mendoza contaba 33 años y estaba en pleno vigor, tomo posición de la parroquia de San José el 26 de enero de 1905. Poseedor de profundas convicciones religiosas y católicas capto la importancia que tenia la formación de la juventud masculina para formar dirigentes en esta provincia de Cúcuta. Estas convicciones le crearon adversarios que por dos ocasiones lo hicieron salir de la ciudad. A finales de 1906 y en mayo de 1925. Con respecto al colegio Sagrado Corazón de Jesús su gran preocupación fue dotarlo de una seria organización disciplinaria y académica y por eso quiso conseguir que los hermanos de las escuelas cristianas vinieran a hacerse cargo del colegio. Con tal fin viajo a Bogotá. Se entrevisto con el general Rafael Reyes presidente de la república; con el señor arzobispo de Bogotá; Bernardo Herrera Restrepo; con el señor Ragonessi, nuncio de su santidad el papa y con el hermano Afraates - Victor, provincial de los hermanos. Y tubo éxito en su empeño. Logro el solemne compromiso que ellos tomarían la dirección del colegio a partir de febrero de 1906. Y efectivamente el 1° de febrero de 1906 llegaron a Cúcuta los primeros Hermanos. Fueron ellos, según Guillermo Solano Benitez, en su documentado libro 50 años de vida nortesantandereana.

Los cursos se iniciaron el 6 de febrero. Los hermanos ocuparon, con el colegio la casa de la curia y la esquina perteneciente al municipio fue destinada para crear otro colegio que se llamo San José de Cúcuta, bajo la dirección de don Luis Salas. Pero el se dio cuenta de lo incómodo que resultaba el funcionamiento de dos colegios prácticamente en la misma casa y sin duda también de lo difícil que era sostenerlos.

La dirección de los hermanos como todos lo esperaban dio estabilidad académica y disciplinaria al colegio Sagrado Corazón de Jesús en 1910 el numero de alumnos llego a 130 y en 1911 hubo 190 matriculados su progreso era innegable y la ciudadanía empezaba a sentir su notable influencia social.

Desgraciadamente la falta de rentas y medios, pues el colegio solo contaba con las casas y con un pequeño beneficio que le daba el consejo, condujo a la clausura temporal del establecimiento que desde entonces quedo al amparo del gobierno departamental.


EL FINAL DE UNA CONTROVERSIA

Los problemas creados en el colegio por la desavenencia entre los padres agustinos y el pueblo de Cúcuta se solucionarón con la presencia de los hermanos. La sonada controversia del colegio Sagrado Corazón termino por una parte con la intervención del presidente de la república, general Rafael Reyes y del delegado apostólico monseñor Ragonese.

Por otra parte la controversia termino medrosamente en la eternidad pues el padre dominicano Valderrama reemplazo a monseñor Parra ante tribunal divino y murió en Arboledas el 17 de febrero de 1908. Ocho días después falleció monseñor Parra en Pamplona en brazos del secretario episcopal presbítero Carlos G Soto exclamando        " que terrible es morir ".

 

 

Dirección

Calle 16 No. 3 -60 La Playa E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Telefax: 5891832